Tangarhar, Afganistán.

¡Aquí los hombres devotos, no le han cubierto con el burka!

Es otro símbolo de la democracia gestionada por la OTAN en el país que mantienen ocupado, desde 2001.