Publico.es

Nazanin Armanian

 

Se confirma lo que había sido tachado como otra “teoría de la conspiración”. Es ésta la verdadera conspiración diseñada para desmantelar el Estado sirio: desde el 2011, Israel presta apoyo militar y logístico a Al Qaeda en Siria. La publicación de la foto de Netanyahu con un herido “rebelde” sirio en un hospital militar israelí de los Altos de Golan, fechada el 14 de febrero de 2014, forzó a periódicos como The Wall Street Journal, The Times of Israel o The Daily Beast a justificar o analizar lo que parecía increíble: un político que tacha de terroristas a los islamistas de Irán y de Hamas y pide al mundo que los bombardeen, dando la mano a un “terrorista islámico” que al parecer desean “borrar a Israel de la faz de la tierra”. Antes de ellos, Las Fuerzas de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (FNUOS) instaladas en el Golán habían informado de la “interacción” entre el ejército israelí y el Frente al-Nusra (Al Qaeda), que es la fuerza dominante entre los “Contra-Sirios” de la zona. Desvelar este secreto en su facebook le costó al veterano activista druso Ahmad Makat, que ya había pasado 27 años de su vida en las prisiones israelíes, un nuevo arresto en el febrero del 2014.  En la nueva versión de la  “coexistencia pacífica” el cuartel de los alqaedistas está a poca distancia de la base militar de Israel en el Golán.

. La explicación oficial es “prestar ayuda humanitaria” a unos seres humanos en un conflicto bélico. Increíble el ataque de sensibilidad de un régimen que practica un despiadado genocidio contra los civiles desarmados palestinos, incluido los niños, y que es el único país vecino de Siria que no acoge a refugiados ¿No está Al Qaeda acusado de perpetrar atentados en EEUU, Europa y el resto del mundo, matando a miles de personas? ¿O detrás de esta hermosa amistad, como dice Amos Yadlin, el ex director de la inteligencia militar israelí, los yihadistas “ofrecen algunas oportunidades estratégicas para Israel”. Yadlin tampoco confiesa las 23 verdades incómodas sobre los yihadistas, como el Nuevo Arma de Destrucción Masiva (NADM) que manejan. Israel ha introducido a un número indeterminado de palestinos colaboracionistas en las filas yihadistas, para que mientras se convierten en carne de cañón de sus intereses, cubran su terror con un halo de “legitimidad” y simpatía ante los ingenuos.

 

Foto de Nazanin Armanian.

No es que el fin justifique los medios

“Israel debe aplastar toda Gaza como EEUU destruyó Hiroshima”, es el consejo de Gilad Sharon, el hijo del Carnicero de Sabra y Shatila, y el mismo que prefiere tener en las fronteras de Israel a los decapitadores y violadores del Estado Islámico que a una Hezbolá  proiraní. ¿Se trata de “pescar en río revuelto” o  de revolver sus aguas con la intención de pescar algo? Los yihadistas, alias NADM, sirven para convertir la vida y la civilización en ceniza en Gaza, Irak, Afganistán, Libia, Yemen, Rusia entre otros objetivos de sus fabricantes, esos bomberos pirómanos. Para un Israel cuya pretensión de expandir su hegemonía desde Éufrates hasta el Nilo no corresponde con su poderío militar y político, un “proxy” como los discípulos de Bin Laden es una eficiente estrategia.

Durante la guerra contra Irak, Donald Rumsfeld creó al Grupo de Operaciones Proactivas y Preventivas (P2OG) cuya tarea era realizar atentados de bandera falsa para luego justificar una reacción de represalia, manteniendo la “guerra permanente” de EEUU por el mundo. Una de las posibles obras del P2OG ha sido el atribuido al Estado Islámico en la Catedral Sayedat al-Naja en Irak, el 10 de noviembre del 2010, masacrando a unos 60 cristianos, sunnitas y chiitas. Se pretendía mantener inestable Irak, impedir su reconstrucción, difundir el terror y provocar odio entre los sunnitas, chiitas y cristianos.

Objetivos israelíes en Siria

 A corto plazo

. Anexionar los Altos del Golán sirio, y así quedarse con su agua, como un paso hacia el control de los recursos hídricos de los vecinos. De hecho, los yihadistas ya controlan el curso de los ríos Tigris y Éufrates en Irak y en Siria. El Plan Yeor, diseñado en  1974, prevé desviar el agua del Nilo desde la ocupada Gaza. “Establecer una zona de seguridad hidráulica” y controlar los recursos hídricos de Líbano fue uno de los objetivos del Plan Oranim, santo y seña de la invasión israelí al Líbano en 1982.  La conquista del agua también fue uno de los factores de la destrucción del Estado libio en 2011 por la OTAN: allí está la segunda reserva del agua dulce del mundo.

. Destrozar el eje de resistencia, compuesto por IránSiria-Irak-Hizbolá, que se ha conseguido.

A largo plazo

. Convirtiendo dicho eje en diminutos enclaves étnicos y religiosos incapaces de cuestionar su hegemonía en la región, que es lo mismo que el ‘plan B’ de la agenda de Obama para Siria.

Israel y la intervención rusa en Siria

. Teniendo en cuenta que el objetivo estratégico de Tel Avive en Siria no es derrocar a Bashar al Assad, sino romper el país, posibilita alcanzar un acuerdo con Moscú, de aceptar su influencia (y mantener su base militar en Tartus) en la región alauita de Siria, después de su desintegración oficial. De hecho, la entrada militar de Rusia en la escena forzará a EEUU intensificar su apoyo a los “Contras” y establecer la zona de exclusión aérea —desde frontera de Turquía o desde Los Altos del Golán—, paso previo a balcanizar el país.

. Los ataques rusos están forzando la huida de una parte de los yihadistas hacia Irak y Turquía, aumentando la inestabilidad de estos rivales de Israel.

. Rusia está liderando la coalición “Pro-Assad”, asestando un golpe significativo a la imagen y las tácticas diseñadas por Teherán como el principal valedor del presidente sirio. Lo cual le asegura a Tel Avive que las fuerzas iraníes y libanesas, no sólo no actuarán contra Israel sino que desalojaran Siria una vez que termine el conflicto. Moscú apoyó durante años las sanciones impuestas por EEUU contra Irán —la primera reserva mundial del gas—, por lo que hará todo lo posible para que ninguno de los dos proyectos de gaseoducto, el de Irán-Irak-Siria y el de Qatar-Arabia Saudi-Irak-Siria se llevase a cabo. Es una extraña realidad que las relaciones de Netnayahu con el “amigo Putin” es mucho mejor que con Barak Obama, quien en este caso intenta aumentar el peso de Irán en perjuicio de Arabia y de Israel.

. La lucha contra los yihadistas alias NADM ha vuelto a acercar a Irak y Rusia, por primera vez tras la caída de la URSS. Hecho que beneficiaría a Israel y Arabia Saudi en perjuicio de Irán, pero también de EEUU.

. Siria ha relegado la guerra total del régimen de Netanyahu en marcha contra palestina y ha puesto fin al debate sobre dos Estados.

El futuro de Siria

El mejor escenario sirio para Tel Avive fue antes de la intervención rusa cuando el conflicto se había enquistado, y podría durar algunos años más, desgastando a todos los países de la región, salvo a Israel. Así sucedió con la guerra entre Irán e Irak (1980-1988), diseñada en el marco de la doctrina de Dual containment «Doble contención», por Henry Kissinger, cuyo objetivo era impedir el desarrollo económico, político, social y militar de Irán e Irak, a beneficio de Israel. Ahora que Irak ha vuelto a la Edad de Piedra, Irán es el principal motivo de los 1+12 razones de la guerra contra Siria. Ya ven, cuando el neocon Richard Perle proponía en 1996 que “Israel en cooperación con Turquía y Jordania, debe debilitar a Siria y eliminar el poder de Saddam Hussein en Irak” hablaba de un plan se está ejecutando paso a paso, disolviendo Siria e Irak, como Estados, como naciones.

Con la destrucción total del país y su sociedad, cualquier escenario en Siria será favorable a Israel: su partición en mini estados; convertirse en un sistema confesional parecido al del Líbano, e incluso su descenso al infierno del  “Estado fallido”, ya que siempre es mejor que tener a un Estado fuerte como vecino. Los sirios se han convertido en la segunda población de refugiados más grande del planeta, después de los olvidados palestinos. ¿Es casualidad que ambos pueblos comparten frontera con Israel? Así es, el pequeño país judío para convertirse en una superpotencia necesitará tres elementos:

. Territorio

. Petróleo

. Agua

Y los elementos se encuentran en los países vecinos.

Es una  “conspiración ideológica” que Israel equipare su derecho a existir con sus pretensiones hegemónicas, dejando tierras quemadas a su paso.

Ahora, y junto con Arabia Saudí y Turquía, ponen el último clavo al ataúd de la doctrina de Obama basada en contener a China, reteniéndole en Oriente Próximo para que garantice sus supremacías frente a un gigante como Irán. Pekín, encantado, mira cómo las otras grandes potencias se ahogan en el pequeño “sirio”.

La ultraderecha israelí vive un espejismo, a pesar de haber ejecutado casi a rajatabla el Plan Yinon de hacer desaparecer a los rivales de Israel, porque desconoce la dialéctica y también la dinámica de los vasos comunicantes en una región altamente volátil.

 

http://blogs.publico.es/puntoyseguido/3029/en-la-conjura-anti-siria-israel-apoya-a-al-qaeda/