Nazanin Armanian

Publico.es

Si el masivo movimiento independentista que actualmente tiene lugar en Catalunya hubiera sucedido en algún país no amigo de EEUU, algún que otro analista lo hubiera considerado otra revolución de colores o de terciopelo patrocinada por manos oscuras que pretenden debilitar Europa, desintegrando España. Sin embargo, en cuanto a lealtad hacia los intereses de Washington, España gana incluso a Rumanía y Polonia. Aun así, y a pesar de que los gobiernos de Barack Obama y Donald Trump se posicionaron en favor de la unidad territorial de España y de que la OTAN prefiera estabilidad en su flanco sur, la integración de una Catalunya independiente en la Alianza ha sido barajada por los líderes catalanes.

Sorprendió a más de uno las duras críticas de la prensa estadounidense al Gobierno de Rajoy por las cargas policiales contra los ciudadanos durante las manifestaciones pacificas en Catalunya; la misma prensa que oculta las imágenes de bombas que caen desde los aviones de la coalición EEUU-Arabia Saudi sobre los civiles yemeníes.

La ubicación estratégica de Catalunya

James Hasik, asesor estadounidense del Centro Internacional de Seguridad del Consejo Atlántico, en un artículo publicado el 2014 (año en que Europa estaba sufriendo una profunda crisis económica y política) en la revista Atlantic Counsil, ….

Continuar:http://blogs.publico.es/puntoyseguido/4212/la-otan-y-la-independencia-de-catalunya/