Ya está en las librerías el ultimo libro que Martha Zein y yo hemos escrito.

Aquí, os dejo con la reseña del periodista veterano y gran conocedor de Oriente Próximo, Rafael Fraguas:

Presentación de “No es la religión, estúpido. Chiíes y sunníes, la utilidad de un conflicto” de Nazanin Armanian y Martha Zein.

 

Rafael Fraguas


Presentar un libro es un gran reto, habida cuenta de que, para un periodista como quien les habla, ha de implicar una exposición objetiva y una interpretación cabal de su contenido. Pero es un desafío y un riesgo aún mayor si las personas que lo han escrito, Nazanin Armanian y Martha Zein, son amigas de quien lo presenta. Debo decir que tal riesgo existe, acentuadamente, porque esos lazos afectivos entre las autoras y el presentador en verdad existen desde hace muchos años. Ambas entienden el vivir como una lucha perenne por la igualdad del género humano y han puesto sus inteligencias y sus voluntades a la lucha por esta causa. Nazanin es persa, Martha, hispano-alemana. La primera se ha pertrechado de la racionalidad del pensamiento alemán de Hegel y de Marx y la segunda ha adquirido la vitalidad de los poetas iraníes como Ferdowsi y Omar Keyham. Han hibridado sus saberes y forman, pues, un consistente tándem.

Por ello más bien diría yo que me unen a ellas lazos admirativos: estamos frente a dos de las mujeres más importantes y más valientes del panorama político y periodístico de nuestro país. No lo digo yo, lo dicen sus obras. Con una laboriosidad fuera de toda duda y media docena de libros de los que son co-autoras, Martha y Nazanin llevan décadas  luchando por desmontar, con creciente éxito, gran parte del edificio de ignorancia, machismo, superficialidad e inhumanidad levantado a nuestro alrededor por poderes patriarcales y castradores, los mismos poderes que llevan siglos intentando impedir que los seres humanos seamos amigos, seamos felices. Para impedir que lleguemos a serlo, esos poderes han seccionado a la sociedad en clases, cuyos intereses premeditadamente han convertido en antagónicos, y desde la cúspide de la fragmentada pirámide social por ellos creada, arman, azuzan y enfrentan cada día con más saña a unas clases contra otras para prevalecer sobre ellas. Se proponen así asegurar siempre la hegemonía económico-política de la clase más poderosa y más cruel, la más voraz y amoral, la que hoy se encarna en la alianza entre el neoconservadurismo y el neoliberalismo ultra-capitalista. Esa alianza, que no lo sabe pero que tiene sus horas contadas, ha descubierto que ya no le interesa la democracia, ni siquiera formalmente la política, y está  llenando los llamados Tercer, el Segundo e incluso el Primer Mundo de payasos sanguinarios que siguen ciegamente su dictado. Pero el genio humano comienza a ponerle en su sitio y continentes enteros, como América Latina ha comenzado a darles la espalda después de sufrir décadas de crueles regímenes castrenses y gorilatos de toda índole asentados en dictaduras terroristas.

Contra esa clase depredadora han dirigido sus pasos y sus plumas las autoras de este libro, “No es la religión, estúpido”, valientemente editado por Akal, en una etapa en la cual el ruido se va apoderando de los medios editoriales y de comunicación para dejar a su paso una estela de silencio y de vacío cómplice con el estado de cosas reinante. Desde el Periodismo y la divulgación política y geopolítica, tareas en las que Martha y Nazanin se han comprometido desplegar asumiendo riesgos sin cuento, incluso personales, físicos, ellas han puesto de manifiesto con sus obras que la crisis de credibilidad que padecen los medios obedece a la terrible -y en demasiadas ocasiones premeditada- confusión entre política informativa, legítima, de cada medio, e información política, sagrada e intocable. Conscientemente o no, muchos medios han sustituido en sus informaciones el sustantivo por el adjetivo y en sus editoriales, el adjetivo por el exabrupto. Tales órganos no son ya capaces de devolver, organizadamente, a la sociedad la información que la sociedad genera y que tiene derecho y necesidad de recibir tras su honesto procesamiento periodístico. Sin información objetiva las democracias están condenadas a su autodestrucción. Ojo a lo que está sucediendo en nuestro propio país.

Nazanin y Martha abordan en este libro uno de los mitos más extendidos y letales de cuantos acosan hoy nuestras mentes y nuestras vidas: el que atribuye a los enfrentamientos religiosos inter-islámicos las causas de los principales conflictos bélicos que estremecen el mundo. Desde su documentadísimo libro, cuya lectura sugiere que les ha exigido miles de horas de esfuerzo, lectura, cotejo y escucha, demuestran que tales enfrentamientos son premeditadamente bañados en un barniz religioso, en este caso chií-sunní, para ocultar su verdadera naturaleza de confrontación de clases, de débiles contra poderosos y de débiles entre sí alienados por los poderosos, ya que estos son capaces de imponer a los dominados las ideas de su clase dominante, venderles sus armas y robarles sus recursos. Con brillantez y minuciosidad, más un jugoso caudal de datos, Nazanin y Martha se enfrentan a una de las realidades geopolíticas más complejas de cuantas existen hoy, el rompecabezas del Oriente Medio. Y lo hacen para ofrecernos una lección de sencillez explicativa, fructífera, enjundiosa y útil no solo para comprender lo que allí sucede, sino que también nos brindan pautas y alternativas, racionales y humanas, para impedir que prosiga la interminable sinfonía de sangre, dolor y sufrimiento que los poderosos, Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí, imponen hoy a los pueblos de Siria, Libia,Palestina, Yemen, Líbano, Bahrein, Irak, Afganistán, Somalia, Kurdistán…, con la intervención no menos importante de potencias regionales como Turquía e Irán, que también aspiran a la hegemonía en el área o a no perder la que un día tuvieron, como Rusia.

El libro es un recorrido  sorprendente –dada su minuciosidad factual y su finura analítica-, por las verdaderas y ocultas razones y sinrazones por las cuales esta zona del mundo, que ocupa el bajo vientre de Eurasia y alimenta a cinco continentes con sus riquezas energéticas, sufre la penuria política y en ocasiones también, económica, más aguda del Planeta.

Creo sinceramente que este libro es de obligada lectura no solo para las gentes de a pie que quieren descubrir claves geopolíticas cruciales para comprender nuestro mundo; también lo es para los estudiantes y para los triviales diplomáticos europeos del whisky en la mano y la cabeza vacía en esta Europa que tras haber llegado a ser una zona de libertades, declina hoy a pasos agigantados hacia el caos urdido desde una globalización que ha postrado a las clases trabajadoras, señaladamente a los y las jóvenes en una pobreza y precariedad sin precedentes y que tan solo lucra y beneficia al capital financiero, el arma favorita de los poderes patriarcales y castradores a los que me refería antes.

La esperanza que nos queda a quienes carecemos del poder de las armas pero contamos con las armas de la racionalidad, es que cuando los que las empuñan han debilitado a las clases más débiles, la clase dominante la emprende contra sí misma en una devastadora guerra civil que acaba por eliminar y reducir la casta de los poderosos y los castradores, como ya comienza a suceder. Ese punto define el momento en el que todas y todos podremos alzar de nuevos nuestras razones y nuestras manos para abrirnos paso para construir un mundo nuevo y mejor, de pan, paz y libertad, como Nazanin y Martha aquí nos proponen. Lean este libro. Tras su lectura se sentirán más conscientes y más fuertes, más sabios y mejores. Aún, más humanos. Muchas gracias.