¡Se acabó el autodenominarse “la única democracia de Oriente Próximo”! El club de los regímenes teocráticos da la bienvenida al nuevo miembro: el 19 de julio pasado, el parlamento israelí aprobó, con 62 votos a favor, 55 en contra y dos abstenciones, la Ley Básica de “Israel, el Estado Nación Judío”, que ensalza la supremacía judía por la venia de Dios. Con ello desmantela los preceptos fundamentales de la Declaración de Independencia en 1948, en la que Israel prometía garantizar la “completa igualdad de derechos sociales y políticos para todos sus habitantes independientemente de su religión, raza o sexo“. Dado que este país carece de una Constitución civil – debido tanto al rechazo a ser gobernado por las leyes no divinas (al igual que Arabia Saudí), y también para no estar atado a normas que cuestionen sus proyectos políticos-, esta Ley Básica, junto con otras, hacen de Carta Magna. El Partido Comunista ha advertido de su “naturaleza fascista” aunque, en realidad, no hay nada nuevo, salvo un ataque de sinceridad y la culminación de un proceso que empezó nada más fundar Israel en 1948. Lo que sucede es que hoy el clima para este chauvinismo tribal religioso-étnico es más favorable que nunca: con el apoyo inestimable de los EEUU, ha conseguido desmantelar a los poderosos países árabe (Irak, Libia y Siria), llevar a Arabia Saudi y Egipto a su bando, y acelerar la agonía de los refugiados palestinos al congelar EEUU su aportación de 65 millones de dólares.

Los puntos más destacados de La Ley Básica “Israel, el Estado Nación Judío” son:…..

Continuar en:https://blogs.publico.es/puntoyseguido/5097/las-10-implicaciones-de-la-instauracion-de-la-republica-judia-de-israel/