¡No a la presencia d la religión y sus patrocinadores en el especio público! Otra cuestión bien distinta es la espiritualidad d cada un@ y la libertad d conciencia. ¡Hay q respetar a las personas (creyentes o no) q no a sus credos e ideas….sino el “pensamiento” no existiría!