Nazanin Armanian 

Publico.es

 

 

 

”"

Sólo unos 250.000 palestinos traumatizadas, hambrientos, enfermos y exhaustos de los 1,2 millones que habían sido empujados del norte y sur de Gaza a buscar un refugio en Rafah, han podido coger sus bártulos para volver a huir de las bombas, y esta vez a ninguna parte, donde el gabinete de guerra de Israel les ha preparado una muerte segura. A pesar de la propaganda de los invasores, Rafah nunca ha sido un refugio: desde el mismo fatídico día de 7 de octubre, la fecha del asalto de Hamas a Israel, que ofreció un perfecto pretexto al fascismo israelí para llevar acabo la última fase de la Solución Final para los palestinos, la ciudad ha estado bajo los bombardeos, hasta el día 6 de mayo que los tanques se han unido para arrasarla. Entre las víctimas de hace unas semanas se encontraba el bebé Sabreen Alrouh Joudeh, rescatado por los médicos del vientre de su madre asesinada, que yacía junto a los cadáveres de su padre y su hermana Malak de 3 años. Pero, Sabreen no quiso ser uno de los miles de niños huérfanos de Gaza y decidió abandonar el cruel, estúpido y sin sentido mundo de los adultos.

 

”Fuente

Fuente de la imagen: https://www.bbc.com/mundo/articles/cekm3nrvjrvo

 

La invasión sucede justo cuando las delegaciones de Hamas e Israel aceptaban una propuesta de alto el fuego, con la mediación del jefe de la CIA William Burns, Qatar y Egipto, a cambio de liberar a numerosos rehenes. De repente, Benjamín Netanyau anunció que iba a ignorar los ruegos del jefe Joe Biden, para detener la invasión terrestre israelí a Rafah. La amenaza teatral del presidente de EEUU y la retención provisional de una pequeña partida de armas desde Washington a Tel Aviv no impidieron el bombardeo de unos 50 sitios de la ciudad, y volver a ordenar a cientos de miles de gazatíes ir a ninguna parte, pateando los escombros empapados de sangre de sus seres queridos esparcidos en un interminable círculo.

¿Por qué Israel ataca Rafah?

Ubicada entre el desierto del Sinaí egipcio, el Néguev israelí, y el mar Mediterráneo, esta milenaria ciudad, donde Cleopatra se casó con Ptolomeo, fue “limpiada” de su gente por los ataques de los ejércitos israelí y egipcio en 1982, que pretendían crear una zona de amortiguamiento. Miles de familias fueron separadas por alambre de púa y un muro de hormigón, y sus bienes y tierras destruidos. Para rematarla, en 2001, Israel bombardeó el Aeropuerto Internacional Yasar Arafat de Rafah, el único en toda Gaza.

Desde la actual invasión israelí, la ciudad de 64 kilómetros cuadrados que albergaba sólo a 275.000 vecinos, ha acogido a alrededor de un millón de palestinos forzados a desplazarse.

Aunque Rafah carece de valor geopolítico se ha convertido en un escenario donde dos principales grupos juegan sus últimas cartas:

  1. Los que apuestan por la continuidad de los combates:

a) El establishment israelí, que sigue adelante con su proyecto de limpieza étnica palestina iniciado allá en 1940: ”Debe quedar claro que no hay lug