Nazanin Armanian

Crónicas Libres

17 DE OCTUBRE DE 2023

Imagen

Es imposible descifrar lo que está sucediendo en el conflicto entre Israel y Hamás sin ponerlo en contexto internacional, con la guerra de Ucrania y las elecciones presidenciales de EEUU en el centro, así como la guerra encubierta entre Israel e Irán.

El actual conflicto entre Israel y Hamás, desatado el sábado 6 de octubre, con la Operación Tormenta de Al-Aqsa, y justo en el 50 aniversario de la guerra Yom Kippur, se desarrolla en dos principales marcos:

  1. Regional:

– La guerra (por el momento “proxy-delegada”) entre Israel e Irán, que además sufren una profunda crisis social y política interna que les estaba llevando al borde de la caída de sus gobiernos.

– El pulso de ambos con otras dos potencias de la zona, Turquía y Arabia Saudí por la hegemonía regional.

– Obviamente, la propia situación de los palestinos.

  1. Las elecciones presidenciales de EEUU en 2024, que ya estaban marcadas por la guerra entre Rusia y la OTAN-Ucrania, recibirán el impacto de la nueva crisis en una región que alberga la primera servas del petróleo y del gas del planeta.

Cronología de indicadores geopolíticas previos

Debido a que dicha operación no podía ser realizada sin el respaldo de varios gobiernos, y que los halcones de EEUU, Israel e incluso la propia Teocracia chiíta de Irán están implicando a Teherán en ella, cabe recordar lo sucedido con Irán en las últimas semanas:

El 17 de septiembre, Irán veta la entrada de varios inspectores de la agencia nuclear de la ONU para visitar dos de sus instalaciones por hallar trazas radiactivas. Los Guardianes de la Revolución Islámica pretenden alcanzar el estado umbral nuclear: ni fabrica la bomba ni renuncia a hacerlo, al igual que Japón o Argentina. La Unión Europea, Israel (la única potencia de la zona con decenas de bombas nucleares ilegales) y Arabia Saudí se tiran de los pelos.

Una semana después, y días antes del ataque de Hamás, la República de Azerbaiyán, con el respaldo militar de Turquía e Israel, asalta la autonomía armenia Nagorno Krabaj, introduciendo un profundo cambio en la geopolítica de Eurasia, en perjuicio de Irán, que ha amenazado con una acción militar si Bakú realiza la segunda fase de sus operaciones, anexionando también el corredor de Zangezur, el único acceso de Irán a Rusia y al Cáucaso sur: las rutas comerciales siempre han sido objeto de grandes guerras.

Este dato es importante, dado que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu ha afirmado que la respuesta de Israel al ataque «Cambiará la cara de Oriente Medio«. Este rostro cambió con la desaparición de la Unión Soviética (principal apoyo a la causa palestina), a la que siguieron las guerras de EEUU contra Irak, Afganistán, Libia, Siria, y Sudán a beneficio absoluto del país judío.

El día 1 de octubre, Armita Geravand, joven iraní de 16 años, entra en coma tras recibir una paliza de la policía moral en el metro de Teherán, días después del aniversario del asesinato de Mahsa Amini y el estallido del movimiento Mujer, Vida, Libertad. La dura represión que ejerce el régimen contra la nación iraní aumenta la fragilidad de la seguridad nacional del país ante las amenazas externas.

La teocracia intenta distraer la atención de la explosiva situación interna. En esta dirección, tres días después, los Guardianes Islámicos colocan el busto del exgeneral Qasem Soleimani, asesinado por EEUU de Donald Trump en Irak en 2020 ( y considerado “terrorista” por los países de la región), en el medio del campo de futbol de Isfahán antes de empezar el partido entre Irán y Al Ittihad de Arabia Saudí.

okRiad suspende el partido sacando a sus jugadores del campo. La “normalización” entre ambas teocracias de extremaderecha islámica era imposible, a pesar de los esfuerzos de China. El único objetivo de este cuerpo militar era sabotear los pasos dados por el sector pragmático del régimen en la política exterior, manteniendo Irán aislado en el escenario mundial.

El 6 de octubre, Europa tensa la situación con el régimen de Irán: El Comité Nobel de la Paz otorga su premio anual a la presa política iraní Narges Mohammadi. Para las palomas de la UE, la prestigiosa activista podría ser una alternativa a la teocracia en crisis, frente a los islamistas “moderados” o el “príncipe heredero” Reza Pahlavi, patrocinados por los halcones de occidente. Para Teherán, este premio fue una señal: que Europa ya da por terminada la era islamista en Irán y busca de un reemplazo viable y serio.

Cierto que, a) mientras el mundo mira a Gaza e Israel, la agitada situación interna de Irán sale del radar de los medios, para la felicidad de sus gobernantes, y b) la normalización de las relaciones entre Israel y Arabia Saudí, auspiciad por Biden, a cambio de un pacto de defensa entre Washington y Riad (para contener a Irán), se pospone, por el momento: otro punto en favor de los ayatolás.

Y, otro movimiento destacado en la zona: el presidente de Turquía Tayyeb Erdogan, perteneciente a la corriente política de la Hermandad Musulmán, -organización de extremaderecha sunnita- al igual que Hamás y Qatar, bombardea, el 2 de octubre, la región kurda de Siria, dejando cientos de muertos y heridos (invisibilizados por los medios). Turquía, miembro de la OTAN, ha anexionado prácticamente la provincia Idlib de Siria desgarrada. ¿Habrá más cambio de fronteras en la zona?

La Operación Tormenta de Al Aqsa

Sorprende que los servicios de inteligencia israelíes que son la crème de la crème de sus homólogos en el mundo, así como decenas de miles de espías, informantes y agentes de EEUU, que cuenta con numerosas bases militares, -incluso en el propios suelo israelí-, desconocieran los preparativos de esta operación: si un secreto sale de dos personas, se convierte en “voces”, y en esta habían participado unos 1000 milicianos.

Afirma el Wall Street Journal que, en agosto pasado, en el Líbano (país que alberga a los efectivos militares de EEUU en Yarzeh), el ministro de Exteriores de la Irán, Hossein Amirabdollahian, se reunió con los lideres de la Jihad Islámica, Hamás y Hezbolá. También The New york Times, informa que, en la madrugada del sábado, la inteligencia israelí envió avisos a los soldados de la frontera con Gaza al respecto.

Egipto, por su parte, insiste en que avisó a Israel 10 días antes del plan de ataque de Hamás. La última versión de Tel Aviv para justificarse ha sido recurrir a un supuesto ataque informático a sus instalaciones militares, dotadas de los sistemas de ciberseguridad más avanzados del planeta. Nunca sabremos qué pasó realmente.

¿Se equivocó Hamas en sus cálculos?

Vengarse por la profanación de la Mezquita de Al-Aqsa por los colonos judíos; poner fin a la ocupación constante de sus tierras; canjear a los rehenes con miles de presos palestinos; y colocar a Palestina en la mesa de negociaciones de normalización entre el Arabia Saudí e Israel, han sido los objetivos declarados de Hamás.

Sin embargo, ni la presencia del elemento “suicida” en el yihadismo de Hamás, ni su ideología religiosa (basada en lo metafísico que no la realidad objetiva), ni la “desesperación” de los gazatíes por su insoportable situación infrahumana, explican las consecuencias de la acción de Hamás. ¡No se las esperaba! ¿Alguien les tendió una trampa? Continuará…